Zapatillas para correr

Las zapatillas son el elemento más importante en la equipación del corredor. Si eresun corredorprincipiante, son el único elemento por el que te tienes que preocupar antes de empezar a ejercitar.

Las zapatillas son un elemento realmente importante en el equipamiento del corredor. Todas las camisetas, pantalones y sudaderas especiales son elementos que puedes tener, pero no son imprescindibles: las zapatillas son de verdad importantes. Correr con regularidad supone una gran carga para tus piernas y, si tus zapatillas no son buenas, tus piernas sufrirán por ello, sobre todo si corres por el asfalto.

No puedes empezar a correr con tus deportivas viejas y usadas, ni mucho menos con zapatillas que no están adaptadas para correr. Un calzado mal elegido provoca cansancio, rozaduras, dolor (de articulaciones, e incluso de espalda) y contusiones.

Qué debes tener cuenta al elegir las zapatillas

En el mercado actual hay una gran selección de calzado y el progreso tecnológico hace que este tenga una compleja construcción. Es precisamente en la construcción del calzado en lo que nos vamos a centrar ahora.

  • Suela inferior:
    Al correr es precisamente esta parte de la zapatilla la que toca el suelo. Está hecha de una capa de goma dura, fina y resistente con banda de rodadura y que garantiza una buena adherencia. Fíjate en el tipo de superficie por el que vas a correr: existen diferencias entre las zapatillas para correr por asfalto y en pista, y las zapatillas para correr por el campo. Las zapatillas para suelos irregulares, inestables y blandos tienen una banda más profunda que garantiza una mejor adherencia.
  • Suela propiamente dicha:
    Se trata de una parte muy importante de la zapatilla del corredor. Es la capa entre la suela inferior y superior. La suela propiamente dicha garantiza la estabilidad del pie al correr y amortigua el golpe del pie contra el suelo. Para una amortiguación adicional debajo del talón hay elementos adicionales como almohadas con gel, silicona o de aire. Sin embargo, en la zona del metatarso podemos encontrar refuerzos para evitar que el pie se hunda hacia dentro al correr (elemento muy importante en el caso de personas con tendencia a ponerse de pie incorrectamente, ya que trasladan demasiado la carga a la parte exterior del pie). Los refuerzos adicionales en la zona del metatarso evitan las lesiones de pies y tendones.
  • Parte superior dela zapatilla:
    La parte superior es el elemento restante de la zapatilla que sujeta el pie. Por norma está hecha de piel o de materiales artificiales; actualmente, gracias al uso de técnicas y materiales modernos, grarantiza una buena ventilación y evita que los pies suden demasiado. La parte superior debe ser cómoda y blanda, en caso contrario puede causar callos o rozaduras en la parte superior del pie. Lo contrario ocurre con el fragmento que sujeta el talón: debe ser rígido.

Qué elegir

No es nada fácil hacer una buena elección. Es complicado que la zapatilla se adapte perfectamente al pie. Los corredores profesionales encuentran las zapatillas que mejor les van con el método de prueba y error. Para facilitar la tarea, debemos elegir una tienda con dependientes experimentados que nos ayuden a elegir unas zapatillas que se adapten a nuestros pies y al estilo de carrera.

Por supuesto, no puedes basarte solo en la experiencia del vendedor. Hay ciertas cosas que todo corredor principiante debería saber sobre las zapatillas antes de realizar su compra:

  • Es mejor comprar las zapatillas por la tarde, cuando los pies están cansados e hinchados después del día. Al correr también se hincharán y las zapatillas no deberían apretarlos.
  • Debes llevar también los calcetines que vas a utilizar al correr.
  • Hay que probarse siempre ambas zapatillas. La mayoría de la gente tiene los pies ligeramente diferentes. Por eso, las zapatillas deben adaptarse de tal modo que no aprieten el pie mayor.
  • Las zapatillas deberían ser lo suficientemente grandes: el dedo gordo debería tener libertad de movimientos. Por otro lado, las zapatillas deberían sujetar bien el pie de modo que, si echamos el pie hacia delante lo máximo posible, el talón debería seguir estando bien sujeto en la zapatilla.
  • El talón no debería moverse en la zapatilla al correr y rozar el tendón de Aquiles. Esta rozadura puede causar heridas desagradables, así como estropear el forro de la zapatilla.
  • Las zapatillas deberían estar bien ajustadas desde el primer momento. No debes esperar a que den de sí. Las zapatillas para correr están hechas de tal modo que se ajusten enseguida y son tan resistentes que no dan de sí.